martes, 25 de diciembre de 2012

Cerebro izquierdo vs Cerebro derecho

Bienvenidos una vez más a nuestro rincón particular, hoy quería hacer referencia al cerebro y que controla cada parte de éste.


Visto desde arriba, el cerebro humano recuerda el aspecto de una nuez y presenta dos mitades llamadas hemisferio izquierdo y hemisferio derecho.

Como muchos de vosotros sabeis, el sistema nervioso humano está conectado al cerebro mediante una conexión cruzada, de manera que el hemisferio derecho controla el lado izquierdo del cuerpo, y el hemisferio izquierdo controla el lado derecho. Si se sufre una lesión en el lado izquierdo del cerebro, la parte más afectada del cuerpo será la derecha, y viceversa.

En los cerebros de animales, los dos hemisferios son esencialmente iguales o simétricos en sus funciones. Sin embargo, los hemisferios cerebrales humanos presentan una asimetría funcional. El efecto externo más aparente de esta asimetría es el predominio del uso de una mano sobre el de la otra.

Durante el último siglo y medio, los científicos han sabido que la función del lenguaje y las capacidades relacionadas con el lenguaje están localizadas, en la mayoría de las personas, en el hemisferio izquierdo. Esto podía comprobarse estudiando los efectos de lesiones cerebrales. Una lesión en el lado izquierdo del cerebro podía provocar una pérdida del uso del lenguaje, con más probabilidad que una lesión en el lado derecho.

El lenguaje y la palabra están estrechamente ligados con el pensamiento razonado y con las otras funciones mentales elevadas que distinguen al hombre de las demás criaturas, y por ello los científicos del siglo XIX consideraron que el hemisferio izquierdo era el dominante, y el derecho el subordinado. La opinión general, que prevaleció hasta hace muy poco, era que la mitad derecha del cerebro estaba menos avanzada o evolucionada que la mitad izquierda.


Uno de los temas que más intrigaban a los neurólogos eran las funciones, desconocidas hasta hace muy poco, de un grueso cable nervioso, que conecta los dos hemisferios cerebrales que es el cuerpo calloso. Tenía toda la apariencia de ser una estructura importante, y sin embargo, la evidencia indicaba que se podía cortar por completo sin que se observara un efecto significativo. A lo largo de una serie de estudios sobre animales, se llegó a establecer que una función importante consistía en comunicar los dos hemisferios, permitiendo la transmisión de la memoria y el aprendizaje. Además, se comprobó que si se cortaba quirúrgicamente la conexión, las dos mitades continuaban funcionando independientemente, lo cual explicaba en parte la aparente falta de efecto en la conducta y el funcionamiento.

Durante los años 60, se realizaron estudios similares con pacientes humanos, que proporcionaron nueva información sobre sus funciones y obligaron a los científicos a replantearse su opinión sobre las capacidades relativas de las dos mitades del cerebro. Era indudable que ambos hemisferios intervienen en funciones cognoscitivas elevadas, aunque cada mitad del cerebro está especializada, de un modo complementario, en diferentes formas de pensamiento, ambas muy complejas.

Como resultado de estos asombrosos estudios, sabemos ahora que a pesar de que sigamos sintiéndonos un solo ser, nuestros cerebros son dobles, y cada mitad tiene su propia forma de conocimiento, su propia manera de percibir la realidad externa. Podríamos decir, en cierto modo, que cada uno de nosotros tiene dos mentes, dos conciencias, conectadas e integradas por el cable de fibras nerviosas que une ambos hemisferios.


Sabemos que los dos hemisferios pueden colaborar de diversas maneras. A veces cada mitad coopera con la otra aportando sus habilidades especiales y haciéndose cargo de la parte de la tarea más adecuada a su modo de procesar la información. En otras ocasiones, los hemisferios trabajan por separado; cuando una mitad entra en acción, la otra mitad queda más o menos desactivada. Y parece que también puede haber conflicto entre los hemisferios, cuando uno de ellos intenta hacer lo que el otro "sabe" que puede hacer mejor. Además, parece que cada hemisferio tiene una manera de "ocultar" conocimientos al otro. Puede que sea verdad el viejo dicho, y que la mano derecha no sepa realmente lo que está haciendo la izquierda.

Al parecer el lóbulo izquierdo prefiere hacer las cosas linealmente, es decir de una en una, mientras que el derecho trata las cosas con cierta simultaneidad, le gusta hacer varias cosas a la vez. El lóbulo derecho administra mucho las emociones mientras que la lógica es el fuerte del izquierdo.

Va a parecer un poco sexista pero los hechos son los hechos, las mujeres usan más su parte emotiva (el lóbulo derecho) y los hombre su parte lógica (el lóbulo izquierdo).

Sin más os dejo con una imagen, que muchos conocereis, sobre la bailarina, a primera vista la vereis girando hacia un sólo lado, ese es el lado del cerebro que domina, pero sin embargo si os pasais unos minutos observandola vereis que podeis hacerla girar también hacia el otro lado, y así las veces que querais. Podeis probarlo, no hay trampa:


Pasar unas buenas navidades pequeños locos!

1 comentario:

  1. Un tema muy interesante. Me ha parecido sorprendente y curioso lo de que puede haber conflicto entre los hemisferios cuando uno de ellos "sabe" que lo puede hacer mejor que el otro, y también que cada hemisferio tiene una manera de "ocultar" información al otro.

    Me costo poder ver que la chica girara en las dos direcciones, pero lo he conseguido después de 10 minutos mirando.

    ResponderEliminar